Hermanos mayores, hermanos pequeños - Motriko
psicomotricidad educativa, psicomotricidad en familia, psicomotricidad terapeutica, psicomotricidad preventiva, terapia sistémica, dificultades lectoescritura, dificultades sensoriales y motrices, tics, inquietud, inhibición o timidez extrema, trastorno por déficit de atención e hiperactividad (TDAH), baja tolerancia a la espera y a la frustración, rabietas, conductas agresivas, problemas emocionales, miedo o angustia, tristeza, duelo, autismo o asperger
17451
post-template-default,single,single-post,postid-17451,single-format-standard,ajax_fade,page_not_loaded,,qode-title-hidden,qode-theme-ver-9.5,wpb-js-composer js-comp-ver-4.12,vc_responsive

Hermanos mayores, hermanos pequeños

“Así podrán jugar juntos”, “así se tendrán el uno al otro”, “así no estarán solos”, nos decimos cuando nos preparamos para la llegada de un nuevo miembro a la familia. También decimos, aunque más bajito, “ay pobre, lo que le viene”, y “él siempre será el primero”. Sabemos que hay algo que nuestro hijo gana, y algo que pierde con la llegada del nuevo bebé. Ante todo, va a perder la exclusividad conmigo. Y pasará a ser El Mayor, con todo lo que ello implica: un papel que en la mayoría de los casos él no ha pedido, con muchas responsabilidades, y ciertas expectativas a partir de entonces por parte de los adultos que le rodean.

Los niños viven con gran deseo pero también mucho miedo la llegada del pequeño: ¿quién seré yo para mamá cuando llegué este bebé? ¿nunca más volveré a ser yo su bebé? ¿me querrá igual? ¿me querrá menos? Es más que probable que durante el embarazo o los meses posteriores al parto, el hermano mayor haga regresiones que tienen que ver con el miedo a perder su lugar en la relación con su mamá o papá: se le escapa el pipí, no puede dormir, está más irritable, pide más brazos que nunca… es importante que los adultos que rodeamos y queremos al niño podamos ir poniéndole palabras a todo esto, ya que cuando son pequeños sienten muchas emociones pero no saben exactamente por qué les sucede. Nosotros en eso podemos ayudarles mucho, haciendo de “espejo emocional” que les devuelve algo de su sentir, y algo que les pueda tranquilizar.

Cuando finalmente ha llegado el hermanito, aparecen lo que llamamos con ironía los “besos-cabezazo”: esa brusquedad hacia el bebé que como adultos podemos obviar o empezar a abordar. No es fácil para nosotros, papás y mamás, ser testigo de la rabia, el enfado, el miedo de nuestros hijos mayores hacia los pequeños. Y a la vez ese deseo tan grande de complacernos, de darle besos al bebé porque saben que es lo que esperamos de ellos. Pero el primer paso para que eso pueda transformarse en otra cosa es la aceptación. Si nosotros, como adultos no podemos aceptarlo, nuestro hijo lo reprimirá para complacernos, y aprenderá que hay “emociones prohibidas”.

En cambio, acompañarles a reconocer, expresar y transitar ese momento puede hacer que más adelante forjen una relación indestructible. No olvides que hay que darle tiempo, y que tarde o temprano aprenderá a amar al pequeño.

Como sabéis, en Motriko apostamos por los cuentos infantiles como una excelente manera de acompañar las emociones de nuestros hijos. Os proponemos algunos de los cuentos que nos encantan para hablar de las relaciones entre hermanos, para que podáis vosotros también empezar a abordar todo esto desde casa.

¿Cómo se hace un bebé? – Cory Silverberg y Fiona Smyth
Es una de las primeras preguntas que se hacen los niños cuando se enteran de la llegada del nuevo bebé. De todos los libros que abordan el tema, elegimos éste por su adaptabilidad a prácticamente cualquier situación (concepción por coito, in vitro, inseminación, donación de óvulos, abortos espontáneos…). Sin entrar en detalles, puede servir para ilustrar prácticamente cualquier situación que se haya vivido en la familia. Con un lenguaje accesible y unas ilustraciones sencillas, este libro habla de óvulos y espermatozoides, del útero que aloja al bebé hasta que se desarrolla completamente, de las formas de nacer y cómo las personas de alrededor esperan la llegada del bebé. Recomendado de 4 a 10 años.

La pequeña niña grande – Claire Keane
Un hermoso libro que recoge las contradicciones de una “niña mayor”, vivir en un mundo tan grande siendo pequeña, y un buen día llega a la familia alguien más pequeño que tú. De cómo la hermana mayor ayuda al bebé, dándole una pequeña parte de los cuidados que ella misma ha recibido de su mamá. Recomendado de 3 a 9 años.

Lobo grande y lobo pequeño – Nadine Brun-Cosme y Oliver Tallec
Éste es sin duda uno de nuestros favoritos, por su sutileza, por la belleza y discreción con la que describe los miedos infantiles alrededor de la llegada de un pequeño que podría desplazarme de mi lugar. Recorrer junto al lobo grande el emocionante camino desde el miedo hasta el amor. Un imprescindible en la biblioteca de Motriko. Recomendado de 3 a 10 años.

Los tres osos – Anthony Browne
Sí, hablamos de esos clásicos que, sin saber muy bien cómo, trascienden a generaciones y generaciones porque tocan algo de lo profundo de nuestros corazones. Ésta es la historia de la niña de los cabellos de oro, la que no encontraba su lugar en la familia, y para sentirse arropada quería ocupar el lugar del bebé oso. Esta interpretación de Anthony Browne es sin duda una de nuestras favoritas. No te diremos por qué, ¡dejaremos que tú mism@ lo descubras! Recomendado de 5 a 10 años.

Los tres cerditos – Xosé Ballesteros y Marco Somà
Otro clásico que nunca muere, hay un momento entre los 2 y los 5 años en que esta historia se convierte en la favorita incuestionable de nuestros hijos. Habla de niños que se hacen mayores, del miedo a ser devorados, de hermanos que se cuidan, de la valentía y los recursos para enfrentarse a los peligros del mundo exterior. Si tenemos hijos con edades comprendidas entre los 2 y los 5 años pueden disfrutar mucho de leer juntos, contigo, este álbum ilustrado. Entre todas las versiones que hemos encontrado, ésta es, por sus preciosas ilustraciones, una de nuestras favoritas.

El túnel- Anthony Browne
Un hermano y una hermana que no se parecen en nada, son diferentes en todo. Siempre están discutiendo… ¿lograrán algún día llevarse bien? Un día, descubren un túnel oscuro y húmedo. Juan decide pasar, Rosa tiene miedo. Este cuento habla de la rivalidad, de la diferencia, de las concesiones, y de los encuentros. De cómo Juan y Rosa lograron construir una relación de complicidad. Recomendado de 5 a 12 años.

Sencillamente tú – Heinz Janisch y Jutta Bauer
Ha pasado el tiempo desde que nació el segundo hijo, y aunque siguen peleando de vez en cuando, ya puedo decir que mis hijos se aman con locura. ¡Éste es su libro! Hace un recorrido entre las diferentes maneras de estar en la vida, encuentros y desencuentros, ritmos acompasados o desajustados, y la mejor compañía posible: sencillamente tú. Recomendado de 5 a 12 años.

¿Y tú, con cuál te quedarás?